CVXURUGUAY Comunidad de Vida Cristiana

Comunicado de la Pastoral Penitenciaria

Como  movimiento de laicos perteneciente a la Iglesia Católica que somos, compartimos con ustedes la siguiente información.

Comunicado de Prensa

Ante la grave situación que se está viviendo en el Ámbito Penitenciario

1. La Pastoral Penitenciaria de la Iglesia Católica de Montevideo y la Fundación Entre Todos, queremos expresar el profundo dolor y frustración que nos causa la terrible situación que como sociedad uruguaya enfrentamos con los últimos acontecimientos ocurridos en los principales centro de detención de nuestro país, especialmente en el COMCAR.

2. Conocemos y nos duele el sufrimiento de las personas privadas de libertad, de la guardia y de las familias de ambos, con toda la carga de incertidumbre y angustia que conlleva esta situación. 

3. Esta es una realidad en la que perdemos absolutamente todos. Realmente nadie gana, aunque pueda haber algunos, muy pocos, que puedan tener intereses mezquinos tratando de usufructuar de esta situación, y que a la postre se muestran inconducentes.

4. Valoramos mucho el esfuerzo que está realizando el gobierno, todo el sistema político las instituciones internacionales y las múltiples iniciativas de la sociedad civil para revertir y transformar positivamente nuestra realidad carcelaria.

5. El problema de fondo de esta situación es que, en todas los colectivos, las cárceles son un reflejo nítido del modo en que una sociedad encara sus conflictos más profundos. En nuestra sociedad uruguaya, la realidad carcelaria y todo su entorno previo, simultáneo y posterior a la encarcelación de algunos conciudadanos, muestra una grave deficiencia en el modo en que encaramos y resolvemos nuestros conflictos. 

6. En la situación planteada que motiva este comunicado, comprendemos la situación de cada una de las partes involucradas, así como las ansiedades y preocupaciones que los invaden. No obstante, comprender no significa compartir ni validar éticamente. Por ello, entendemos que no todos los actores involucrados han tenido un actuar responsable, positivo y adecuado. Creemos que sería fundamental que cada uno de los involucrados, con total sinceridad, revisáramos nuestra postura en esta situación. No se trata de juzgar éticamente a otros, sino de revisarnos nosotros mismos.

7. La realidad carcelaria y todo su entorno, implican cuestiones que no se resuelven únicamente con buena voluntad ni sólo con recursos económicos, aunque ambos sean imprescindibles. Es una problemática multicausal y muy compleja. No se trata de un problema sólo del gobierno o del estado, sino que es una herida abierta en la sociedad que sólo podemos ir transformando entre todos, y éste no es un slogan sino una profunda realidad. La cárcel es parte de nuestra sociedad. La guardia, las personas privadas de libertad, los operadores penitenciarios y todas sus familias son integrantes de nuestra sociedad. O esta cuestión la encaramos como sociedad o cada vez vamos a tener dificultades mayores en nuestro relacionamiento.

8. Las transformaciones necesarias implican ineludiblemente, tal como lo muestran todos los informes internacionales, la reforma del Código Penal, continuar y profundizar la reforma total del sistema penitenciario, y un mayor involucramiento directo de la sociedad civil. Sin embargo, todo ello será insuficiente si no operamos también cambios en la mentalidad y cultura de nuestra sociedad.

9. A modo de ejemplo, planteamos la necesidad de tener en cuenta algunos “no” para poder construir un verdadero y profundo “sí”. No simplificar el análisis de la realidad que es muy compleja, en la que no hay buenos y malos a priori, sino personas involucradas en un contexto muy difícil. No estigmatizar, culpabilizando de manera simplista a “los otros”. No ideologizar las situaciones, de modo de no derivar en la absolución o condena de la sociedad entera en vez de estudiar técnica y objetivamente los problemas. No permitirse una conciencia “mágica” que pretende que cuestiones profundas y muy complejas se resuelvan de modo simple, rápida y definitivamente. No aceptar las soluciones violentas, cruentas y no cruentas, que a todos nos tientan cuando nos sentimos en algún modo amenazados pero que únicamente profundizan una espiral destructiva para las personas y la sociedad.

10. Por este camino, sí podremos realmente ir avanzando en la construcción de una sociedad más digna y pacífica para todos. Así podremos ir enfrentando con realismo, profundidad, y una mirada de largo plazo las dificultades que debemos enfrentar. Es imprescindible que avancemos en el modo eficaz en que encaramos y resolvemos nuestros conflictos sociales.

11. Las instituciones firmantes de este comunicado hemos realizado muchos esfuerzos por aunar y articular las voluntades y energías públicas y privadas en este camino. Seguramente podríamos haber hecho más y no lo hemos hecho. Por eso hoy queremos comprometernos e invitar a todos los sujetos sociales, del estado y de la sociedad civil, a encarar con profesionalidad técnica, buena voluntad, mucho empeño y constancia, la tarea de transformar nuestra sociedad en el ámbito carcelario

12. La terrible situación que estamos viviendo con todo su dolor, puede quedar simplemente como una expresión más de frustración social, pero puede convertirse también en la oportunidad de cambiar nuestras miradas y actitudes, y de asumir compromisos eficaces para transformarla.

Pbro. Javier Galdona
Vicario Episcopal para la Solidaridad
Responsable de la Pastoral Penitenciaria de Montevideo.

CVX URUGUAY

Comunidad de Vida Cristiana © 2017

Circo