CVXURUGUAY Comunidad de Vida Cristiana

Domingo XXVI del Tiempo Ordinario

Primera Lectura: Libro de los Números 11,25-29

Salmo: 19 (18)

Segunda Lectura: Carta de Santiago 5,1-6

Evangelio: según San Marcos 9,38-43.45.47-48

Juan le dijo a Jesús: "Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu Nombre, y tratamos de impedírselo porque no es de los nuestros". Pero Jesús les dijo: "No se lo impidan, porque nadie puede hacer un milagro en mi Nombre y luego hablar mal de mí. 
Y el que no está contra nosotros, está con nosotros. Les aseguro que no quedará sin recompensa el que les dé de beber un vaso de agua por el hecho de que ustedes pertenecen a Cristo. Si alguien llegara a escandalizar a uno de estos pequeños que tienen fe, sería preferible para él que le ataran al cuello una piedra de moler y lo arrojaran al mar. Si tu mano es para ti ocasión de pecado, córtala, porque más te vale entrar en la Vida manco, que ir con tus dos manos a la Gehena, al fuego inextinguible. Y si tu pie es para ti ocasión de pecado, córtalo, porque más te vale entrar lisiado en la Vida, que ser arrojado con tus dos pies a la Gehena. Y si tu ojo es para ti ocasión de pecado, arráncalo, porque más te vale entrar con un solo ojo en el Reino de Dios, que ser arrojado con tus dos ojos a la Gehena, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga. 

Reflexión: “No se lo impidan… El que no está contra nosotros, está con nosotros.” Leo Amaro, s.j.

Estamos rodeados de Dios, si lo sabemos mirar. San Ignacio decía que cada manifestación de amor, de justicia, de bondad son manifestaciones de que Dios está trabajando en sus criaturas. Así como el rayito de luz que atraviesa el bosque nos remite al sol como a su fuente, así cada manifestación a favor de la vida tiene su origen en Dios. Si lo pensamos de este modo y tenemos la mirada limpia, constataremos que el Reino de Dios se va abriendo camino mucho más allá de los límites de nuestro grupo de pertenencia, de nuestra comunidad, de nuestra Iglesia, de nuestra religión… y nos sentiremos acompañados y acompañando la obra multicolor del Espíritu Santo. La gloria de Dios es que el ser humano viva plenamente, decía San Ireneo.

Danos, Señor, la mirada limpia y el corazón puro para reconocer, celebrar y acompañar tu paso en nuestra historia, aun cuando tus iniciativas trasciendan a nuestros grupos.

Oración: Miro. Benjamín González Buelta, sj

Miro hacia atrás, y veo mis dolores recientes e insepultos, y toda mi vida ambigua y generosa ya bajo la tierra sepultada a paladas de días y de olvidos. Miro hacia delante, y me veo en la vida que engendré ayer al sembrarme, creciendo hoy delante de mí mismo, en la risa sin trampa de los niños, en el ritmo de los jóvenes que estrenan horizontes, en las comunidades que se unen contra las fuerzas de la muerte. Mi vida ya va en todos ellos delante de mí, más fuerte que yo, marcándome el camino, tirando de mis pasos. Hoy, en este instante, Escojo el futuro y resucito. 

Canción: Dame Señor tu mirada, https://www.youtube.com/watch?v=3l_q1Ib0T20

Foto

CVX URUGUAY

Comunidad de Vida Cristiana © 2017

Circo