CVXURUGUAY Comunidad de Vida Cristiana

La Storta en la Huella, Ignacio “Teca” Martínez

“La Storta en La Huella”

“…sintió tal mutación en su alma y vio tan claramente que Dios Padre le ponía con Cristo, su Hijo, que no tendría ánimo para dudar de esto, sino que Dios Padre le ponía con su Hijo” (Autobiografía, 96)

El proyecto

La experiencia “La Storta” es un proyecto que se está llevando en el Hogar “La Huella” desde setiembre de 2013, consiste en una experiencia de vida comunitaria a lo largo de 5 meses. Pensado para jóvenes de entre 20 y 30 años, que, como define su documento fundacional: “Queremos que esta experiencia de VIDA en INSERCIÓN en La Huella sea una experiencia de RADICALIDAD evangélica. Buscamos que esta experiencia dé luces y anime el Proyecto Personal de Vida Cristiana de los que participan en dicha experiencia. Para ello, se busca generar un espacio de vida (comunitaria, apostólica, espiritual) donde se pueda ir discerniendo responsablemente entre las diferentes opciones de vida a la que Dios nos llama a los cristianos en el seguimiento de su Hijo y el servicio de nuestros hermanos. Queremos que los participantes integren y maduren su compromiso cristiano, vinculándolo con sus opciones profesionales, su vida de fe, su participación eclesial, etc.”

Surgimiento y funcionamiento

Surge del deseo y motivación de diferentes grupos de jóvenes, algunos inspirados por la cercanía y testimonio de Mario Costa, otros por el conocimiento de experiencias similares que realiza la CVX en Chile; ambos con un cariño particular por La Huella. La confluencia de estos deseos llevó a que en conjunto trabajáramos para ponerlo en funcionamiento

En setiembre del año pasado se pone en marcha con los primeros 6 comunitarios, a la fecha ya han concluido dos comunidades y el domingo 3 de Agosto comienza la tercera. 

Pilares

Entrando más en detalle, la experiencia presenta tres pilares que hacen a la vivencia, la siguiente descripción es tomada del documento fundacional:

“La vida comunitaria: los jóvenes son invitados a vivir en comunidad. Dicha comunidad es mixta, y se compone de un mínimo de 5 miembros y un máximo de 8 miembros. Por la vida comunitaria, cada participante se compromete a compartir su tiempo, su agenda, sus energías, de acuerdo a las necesidades de cada comunidad. Obviamente, cada uno sigue también con su vida y agenda personal, pero ésta queda supeditada a las necesidades e instancias comunes. Se espera que ambas agendas, la personal y la comunitaria, puedan coexistir desde un discernimiento compartido que ayude a todos a vivir los objetivos de la experiencia, sin descuidar la propia vida, espacio y tiempo vital.

Vida apostólica: se promueve que cada uno continúe con los apostolados que llevaba antes de ingresar a la experiencia pero, no obstante, que disponga también de tiempo (cuantitativa y cualitativamente significativo) para atender a las necesidades de los chicos/as que viven en el Hogar La Huella. Durante el tiempo de la experiencia, esos chicos/as son su PRIORIDAD APOSTÓLICA.”

Este ha sido el punto de mayor discernimiento del proyecto, fue y es muy importante trabajar el apego con los niños, definir bien nuestro rol y cuidarnos entre todos, buscando siempre la relación más sana. La experiencia motiva el estrechar lazos fuertes con una alta intensidad, pero tiene un cierre “abrupto” a los cinco meses, el mismo es trabajado desde antes de ingresar y con mayor intensidad a medida que se va concluyendo. Esto es algo que, en conjunto con educadores y la comisión directiva hemos trabajado y lo seguiremos trabajando en busca del mayor beneficio para los niños.

“Vida espiritual: será vital en esta experiencia, tener una vida intensa de oración y discernimiento espiritual. Por ello, los que participen, serán invitados a vivir en comunidad un tiempo de oración al final de cada día, a la manera de un “examen-pausa ignaciana”. A esto se le suma la pauta semanal de oración que a la luz de los EE.EE. es rezada individualmente y se concreta en una reunión semanal de la comunidad y con la guía espiritual del equipo asesor Así la comunidad en general y cada uno en particular, podrá vivir en tiempo real, de cara al Señor, lo que va sintiendo, pensando, viviendo. El Señor es un ACTOR fundamental en esta experiencia, que ha de tener un espacio diario de relación especial con Él.”

Reflexiones de la experiencia

 “…sintió tal mutación en su alma y vio tan claramente que Dios Padre le ponía con Cristo, su Hijo, que no tendría ánimo para dudar de esto, sino que Dios Padre le ponía con su Hijo” (Autobiografía, 96). Gusto de retomar esta frase, no solo porque esta vivencia de Ignacio da nombre al proyecto sino porque resume con precisión lo que la experiencia provoca.

La misma combina la intensidad de una agenda que brinda poco espacio para el “yo” y da un fuerte espacio al “nosotros” y al “otro”;  en un contexto donde las emociones y reflexiones se radicalizan: el Hogar y el entorno son experiencias de Cruz muy nítida, de mucho dolor, de muerte y de resurrección que da esperanza, incluso en momentos de mucha oscuridad. A los dos puntos anteriores se le suma una experiencia de oración  al compás de los EE.EE., de la vida de Jesús que brinda la oportunidad de entrar en una relación hermanada con Cristo.

La Storta se trata de llorar y reir con Cristo presente en los gurises del Hogar, en los compañeros de comunidad, en los testimonios que laten en La Huella, en los rostros cotidianos que pasan y han pasado por nuestras vidas. Llanto y risa que se radicalizan con un estilo de vida que ilumina parte de nuestra intimidad que no conocíamos, que nos pone a prueba  y nos invita (con un profundo amor radical y enraizado en Cristo) a discernir entre nuestros “ir a Roma o Tierra Santa”  de proyecto de Vida

Invitación

Los que como cevequianos hemos participado de la experiencia reconocemos un gran regalo en el discernirlo y sentirnos enviados por nuestra comunidad, que reza y vela por la experiencia de cada uno. Al mismo tiempo, los pilares de ambos coinciden y se retroalimentan por lo que ambas experiencias se potencian.

Queda hecha la invitación para discernirlo comunitariamente, hemos comprobado que se crece mucho solo discerniendo el participar o no y eso ya es regalo. Nos ponemos a las órdenes todos los que hemos participado para compartir e intercambiar más sobre la experiencia.

A mediados del segundo semestre se estará enviando la invitación desde la CVX.

Fuerte abrazo

Ignacio “Teca” Martínez Grille

Delegado Joven de la CVX

Storta

CVX URUGUAY

Comunidad de Vida Cristiana © 2017

Circo